top of page
  • Writer's picturePlaneta Venus

Cómo hablar con tus hijos sobre el consumo de drogas

Factchequeado | 31 de octubre, 2023

Un total de 13,861 niños y jóvenes murieron a causa de los opioides entre 1999 y 2021, según recoge la Academia Estadounidense de Pediatría citando una investigación publicada en la revista JAMA Pediatrics. Los padres tienen una influencia significativa en las decisiones de sus hijos de experimentar con las drogas, según la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA, por sus siglas en inglés). Te explicamos cómo abordar una conversación sobre drogas con un menor.


Consejos para empezar la conversación


La adolescencia es una época de crecimiento, exploración y de tomar riesgos”, afirman los CDC, encargados del control de enfermedades. Algunos comportamientos de riesgo, como consumir alcohol, marihuana u otras drogas, pueden tener efectos adversos en la salud y el bienestar del adolescente.


No existe un enfoque único para un diálogo exitoso con los adolescentes sobre el uso de sustancias, como indican Sharon Levy, profesora asociada de pediatría en la Facultad de Medicina de Harvard, y Siva Sundaram, doctorando de la misma facultad, en el portal Harvard Health Publishing.


Lo más aconsejable, según la SAMHSA, es hablar con los menores antes de que se expongan a las drogas. Nunca es demasiado temprano para hablar con ellos, según el organismo. “Los niños de tan sólo 9 años ya empiezan a ver el alcohol de una manera más positiva, y aproximadamente 3,300 niños de tan sólo 12 años prueban la marihuana cada día”, destacaba la SAMSHA en un artículo publicado en septiembre de 2022.


Más que impartir nuestra sabiduría como adultos, Levy y Sundaram aconsejan escuchar a los jóvenes e intentar despertar su curiosidad y que busquen respuestas por sí mismos. Sugieren empezar la conversación con una pregunta como “¿qué sabes sobre la marihuana?”. “Los adolescentes que sienten que se valora su punto de vista pueden estar más dispuestos a entablar una conversación”, afirman.


La SAMHSA afirma que cuando los padres crean ambientes de apoyo y cariño, los menores toman mejores decisiones: “Aunque no siempre lo parezca, los niños realmente escuchan las preocupaciones de sus padres, por lo que es importante que estos hablen sobre los riesgos del consumo de alcohol y otras drogas”.


Es importante que los menores se sientan escuchados


Al mantener conversaciones con los menores, es aconsejable utilizar declaraciones reflexivas sin prejuicios. Lo más importante es hacerles preguntas y que se sientan escuchados, según los expertos de la Facultad de Medicina de Harvard: “No es necesario que estés de acuerdo con todo lo que dice tu hijo adolescente; sólo necesitas dejar claro que estás escuchando”.


Además de prestar atención al menor, los padres también deben advertir sobre los riesgos de las drogas recreativas e ilícitas, como señala la médica de urgencias Meghan Martin y recoge el sistema de salud Johns Hopkins Medicine.


Algo que la SAMSHA también considera importante: “Si los padres no hablan sobre los riesgos del consumo de alcohol y sustancias en menores de edad, es posible que sus hijos no vean ningún daño al probar las sustancias”.


Una revisión científica publicada en la revista Drugs: education, prevention & policy concluye que las conversaciones sobre los riesgos para la salud del consumo de drogas se asocian con niveles más bajos de uso de sustancias. Sin embargo, los mensajes sobre el consumo de los propios padres o los mensajes permisivos se asocian con niveles más altos de uso.

También es importante que los mensajes de los padres sean claros. “Un padre que dice ‘¡sé inteligente!’ puede pensar que le está pidiendo a su hijo que no beba, mientras que el niño puede interpretar las instrucciones como ‘no bebas lo suficiente como para desmayarte’”, señalan Levy y Sundaram. Por lo tanto, hay que intentar ser lo más específico posible: “Si quieres decir ‘puedes salir con tus amigos siempre y cuando me asegures que no consumirás marihuana’, dilo de esa manera”.


Como padre o madre, no puedes garantizar que tus reglas no se romperán. Pero el Instituto de la Mente Infantil destaca que “los niños que tienen reglas claras tienen menos probabilidades de meterse en problemas graves que los que no las tienen”.

Además, los padres pueden explicar a los hijos que su intención es “ayudarles a evitar cosas de las que se arrepientan, y que el consumo de sustancias definitivamente aumenta las posibilidades de hacer algo de lo que se arrepientan”.


Cuándo consultar a un profesional de la salud


“Si tu hijo ha consumido sustancias, intenta explorar los motivos”, aconsejan Levy y Sundaram. Según explican, podrían consumirlas para intentar controlar la ansiedad, aliviar el estrés, distraerse de emociones desagradables o conectarse socialmente con sus compañeros: “Sentir curiosidad acerca de esas razones puede ayudarlo a sentirse menos juzgado”.


Si el adolescente consume sustancias de forma habitual, ambos expertos recomiendan “una valoración por parte de un profesional que pueda apoyarles en el cambio de conducta”.


Por qué hay que tener en cuenta el historial familiar


Una investigación publicada en la revista Substance Use & Misuse concluye que el consumo familiar de sustancias tiene un impacto en el consumo por parte de los hijos si la exposición se produce a una edad temprana.


Los padres pueden ayudar a sus hijos a evitar los problemas con el alcohol al ser “modelos a seguir” y “beber de manera responsable, si eligen hacerlo”, según el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo.


“Las investigaciones muestran que los niños con padres que consumen alcohol de manera excesiva y peligrosa son mucho más propensos a seguir sus pasos que aquellos cuyos padres no consumen alcohol de manera excesiva y peligrosa”, indica el organismo.


Levy y Sundaram también aconsejan tener en cuenta el historial familiar: “Los niños que tienen un familiar con un trastorno por consumo de opioides pueden desarrollar ellos mismos un trastorno por consumo de cannabis o sedantes”.


Gran parte de la vulnerabilidad subyacente al desarrollo de este tipo de trastornos se transmite genéticamente, según ambos expertos. “Las conversaciones honestas sobre el uso de sustancias nocivas, la adicción y el riesgo familiar de sufrir trastornos por uso de sustancias pueden ayudar a brindarles a los adolescentes una razón buena y sólida para tomar la decisión inteligente de no comenzar a consumir en primer lugar”, destacan.


Consejos para prevenir intoxicaciones en los más pequeños


Los niños más pequeños a veces consumen drogas o medicamentos por accidente cuando no se almacenan correctamente, como explica Meghan Martin: “Vemos sobredosis debido a eso, puede ser muy peligroso”.


Por ello, Jerri Rose, jefa asociada de la división y directora de educación de medicina de emergencia pediátrica en los hospitales universitarios Rainbow Babies and Children's, aconseja a los padres de niños pequeños mantener todas las pastillas en alto y fuera del alcance de los niños. "Todos los medicamentos y sustancias tóxicas deben guardarse bajo llave o en un lugar seguro al que los niños pequeños no puedan acceder", señala. Además, la experta recomienda enseñar a los menores a no llevarse nada a la boca a menos que un adulto de confianza les confirme que pueden hacerlo.



#Planetavenus es un medio en colaboración con Factchequeado un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.






4 views0 comments
bottom of page